Páginas

BLOG: POSTS DESTACADOS

Cómo elegir el sofá para tu casa



¿SABES QUÉ TIPO DE SOFÁ TE CONVIENE?


Continuando con la serie de posts dedicados a darte consejos a la hora de amueblar, para tratar de que cometas el mínimo número de errores a la hora de elegir los muebles para tu primera vivienda, (porque cometer, cometerás inevitablemente alguno), hoy le toca el turno a una de las piezas de mobiliario más importantes: el sofá.




COMPRAR UN SOFÁ SIN PROBARLO ES UN ERROR

Tanto éste como el colchón son muebles pensados para el descanso y evidentemente han de ser confortables. Sin embargo, no voy a hablaros hoy de almohadones de espuma, fibra, pluma o viscoelástica, ya que la confortabilidad es algo muy personal y a este respecto lo único que te puedo aconsejar, como profesional, es que no compres jamás un sofá por catálogo.

El sofá ha de probarse, sentarse en él y comprobar que se adecua a nuestras necesidades de adaptabilidad. Que tenga la dureza o la flexibilidad que nos gusta, que tenga la altura y profundidad que lo hacen realmente confortable para nosotros. Eso sí, si vas a vivir en pareja, tendrás que negociar con ella algunos puntos en los que ambos no estaréis de acuerdo. Si vas a vivir sol@ no tendrás ese problema. ;)


ELEGIR EL SOFÁ DE ACUERDO A NUESTRAS NECESIDADES

Pero dejemos a un lado aspectos referentes a la confortabilidad del sofá y centrémonos en lo más básico: elegir el tipo de sofá o sofás y las medidas que mejor se adapten a nuestro espacio. Porque uno de los errores más comunes que comete quien va a amueblar su primera casa es obcecarse en elegir el sofá de mayor tamaño. El que más personas pueda albergar para cuando reciba la visita de sus amigos.

Eso es un error en la mayoría de los casos, ya que se sacrifican otros aspectos más importantes y más difíciles de solucionar que el tener que aposentar a tus visitas. La falta de espacio para vivir. A no ser que estemos hablando de que dispones de un salón-comedor de 40 metros cuadrados, algo muy poco habitual en los pisos actuales, ¿verdad?


PIENSA SÓLO EN QUIENES VAIS A HABITAR LA VIVIENDA

Está claro que a la mayoría de nosotros nos gusta tumbarnos en el sofá. ¿A quien no le gusta echarse una cabezadita un domingo por la tarde? A prácticamente todo el mundo, así que es normal que busquemos un sofá de grandes dimensiones. Sin embargo, no siempre dispondremos de suficiente espacio para ubicar un sofá chaise longue de más de 3 metros y menos aún un sofá rinconera.


ELEGIR UN SOFÁ DE 3 PLAZAS O 4 PLAZAS

Cuando el espacio no lo permite, podemos decantarnos por elegir un sofá de 3 ó 4 plazas, en el que igualmente podemos tumbarnos pero que no nos robe tanto espacio. Si el sofá no tiene las dimensiones suficientes para que puedas hacerlo, porque eres de estatura alta, elígelo con brazos mullidos y no rígidos. Porque los pies tendrás que tenerlos sobre uno de ellos.

También puedes echar mano de cuadrantes o cojines que suavicen el brazo y no acabes con dolor de cuello y de rodillas. Actualmente hay sofás con asientos extensibles que harán más cómodas tus siestas. :)




COMPLEMENTA CON UN SILLÓN RELAX

Si vas a compartir la vivienda con tu pareja, y no tienes espacio para más que un sofá, puedes elegir también un sillón relax en la que uno de los dos pueda también echarse sus siestecillas. Sí, lo sé, estéticamente no suelen tener un diseño demasiado agradable a la vista, pero si buscas bien, los hay que sí están diseñados con muy buen gusto y no tienen un precio elevado. ¡Quizás hasta os peleéis por sentaros en él! ;)

SOFÁ CON RELAX, LA ALTERNATIVA AL POCO ESPACIO

¿Que tampoco tienes espacio para un sillón o butaca? Pues entonces puedes decantarte con su sofá con relax. De esta manera, ambos podréis tumbaros en el mismo sofá. Si además lo eliges con respaldos reclinables, como el de la fotografía bajo estas líneas, la confortabilidad aumenta considerablemente y encontrarás la posición ideal para dormir plácidamente.



SOFÁS CON POUFS EN LOS BRAZOS, UNA SOLUCIÓN PUNTUAL MUY PRÁCTICA

En todo caso, y cómo he dicho antes, a la hora de elegir un sofá, olvídate de las visitas y piensa solamente en quienes vais a habitar en la vivienda. Porque, aunque no quepan todas las visitas en tu sofá, puedes solucionar este problema echando mano de sillas o poufs. Algunos sofás incorporan éstos últimos en sus brazos. Precisamente para solucionar la falta de espacio para sentarse en un momento puntual.



Porque tus visitas se irán, pero tú seguirás viviendo en esa casa y no es conveniente sacrificar el espacio por nadie, y menos en detrimento tuyo.

Hazme caso. La amplitud de espacios es calidad de vida. Elije el sofá, o el conjunto de sofás sin pensar en quienes no van a vivir contigo. ¿O acaso vas a elegir la mayor mesa de comedor que encuentres en tu tienda de muebles? Mejor será que te esperes a mi próximo post en el que trataré este tema.

Mientras tanto, te invito a que me dés tus impresiones dejando un comentario al final de este artículo. Y no te olvides de compartirlo si crees que le puede resultar útil a alguien. ¡Hasta la próxima!

 
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario :

  1. muy bueno el mini reportaje,lastima que mi salon sea pequeño pero me encantan algunos sofas son super elegantes

    ResponderEliminar